Policañas (mayo 2016) – Distintas formas de relación

Las Policañas de mayo fueron las Policañas del flow. No había estructura: a cada mesa se le repartía un dibujo que representaba diferentes tipos de relación no monógama, desde la monogamia no consensuada (vulgarmente conocida como cuernos) hasta la anarquía relacional… y a charlar sobre el tema. Algunas de las conclusiones fueron:

  • Al dibujo le faltaban casos. Se echó a faltar, por ejemplo, el modelo "fluctuante" o “variable”, la agamia y el más importante de todos: tu modelo, el que tú quieras construir. Varias mesas coincidieron en esta idea. No hay ninguna relación ideal en abstracto. Es mejor hacer lo que te apetezca que cumplir con un modelo de relación con unos objetivo que tú no has decidido.
  • También en varias mesas se criticó que el dibujo presentara los modelos de relación de manera progresiva, desde la monogamia idealizada hasta la anarquía relacional, como si el objetivo fuera ir cubriendo etapas y pasar a formas cada vez más abiertas. No lo es, no se trata de ser la persona más poliamorosa de la comarca sino de ser feliz.
  • Todos los modelos de no monogamia son una ventaja para las mujeres, porque permiten equiparar una situación desigual: la infidelidad está socialmente aceptada en hombres y penalizada en mujeres. Con la no monogamia, las mujeres pueden disfrutar de relaciones sexuales y románticas con más de una persona, igual que han podido siempre los hombres.
  • Algunos modelos suscitaron más interés que otros. Por ejemplo, se analizó bastante la relación del tipo "ojos que no ven", traducción del inglés “Don’t ask, don’t tell”. Se dijo que no suele funcionar a largo plazo, que refleja inseguridad y que es de alguna manera un engaño o un autoengaño. Pero también hubo quien lo defendió, atendiendo a que puede ser útil si no se tiene mucho tiempo para hablar o negociar. Es sin duda el modelo más fácil.
  • Muchas mesas se interesaron también por la anarquía relacional. Sin embargo, en algunas se plantearon problemas para discutir sobre el tema porque no había nadie que la practicara. Hubo quien se preguntó si era compatible con la crianza o que si en este modelo no había agendas o planes de futuro.
  • También se mencionó la monogamia. Es el modelo socialmente más fácil, porque está respaldado por toda nuestra cultura, pero si no es lo tuyo puedes llegar a explotar. Además, lleva a otro de los modelos que estaba en la tabla: la infidelidad, aunque en este caso con la pregunta de si verdaderamente podemos hablar de poliamor, puesto que no es una conducta ética. Se mencionó el mito del amor romántico como mecanismo de control y, finalmente, hubo quien preguntó si en la sociedad actual sigue teniendo sentido abogar por la monogamia.
  • Finalmente, y como al final todo está relacionado, en la mayoría de las mesas la conversación derivó a otros temas: celos, cuidados, negociación, compromiso, salidas del armario, crianza… Muchos de estos asuntos se trataron como transversales: los cuidados, por ejemplo, aparecieron como independientes del tipo de relación que se adopte.
  • La conclusión es que no hay un modelo perfecto de relación. No estamos en esto para cumplir reglas o expectativas ajenas, sino para ser felices en la medida en que podamos.

Comentarios

Comments powered by Disqus