Policañas (abril 2015): Crónica (III)

El pasado sábado 18 de abril quedamos de nuevo, esta vez con nada menos que 100 personas, para tomar unas Policañas y hablar sobre el crecimiento personal.

En estas entradas resumimos algunas de las ideas compartidas en nuestro encuentro a modo de material para seguir reflexionando sobre nuestras relaciones.

Lee las otras entradas:

YO Y EL SEXO

¿Qué es el sexo para ti? ¿Es ir de la mano? ¿Es la penetración? ¿Es la estimulación y la penetración manual? ¿Es el sexo oral, los juguetes sexuales o el BDSM?

La pregunta «¿Qué es el sexo?» nos resulta bastante complicada, ya que parece imposible dar con una sola definición que abarque todas las cosas a las que podemos llamar «sexo». Sí que tenemos claro que el sexo va mucho más allá del coito: según uno de los grupos «el sexo es todo si hay intención». Por eso, todas las opciones mencionadas en la pregunta nos parecen válidas, ya que el estímulo sexual puede ser diferente para cada persona.

Creemos que el sexo tiene que ver con el placer individual, pero también con la comunicación y la conexión entre personas: es una manera más de establecer vínculos y hacer crecer nuestras relaciones.

La parte física del sexo está relacionada con una necesidad y con una respuesta a diferentes estímulos, más que a una práctica o prácticas en concreto. Pero aunque el contacto físico sea importante, pensamos que no es imprescindible para tener sexo: también se pueden vivir encuentros apasionados usando solamente nuestra imaginación y nuestras palabras. Muchas veces el sexo está más en lo que sentimos que en lo que hacemos: por eso, también nos parece importante tener en cuenta el poder del erotismo. Y es que el órgano sexual más importante no son los genitales, sino el cerebro. Al final, el sexo es un sentimiento, por eso pensamos que el mal sexo es el que te deja indiferente, el que no logra cumplir su propósito de establecer una conexión entre quienes lo practican.

Algunas personas señalaron que vivir el poliamor y tener diferentes relaciones ha ido ampliando su visión de lo que es el sexo y les ha llevado a disfrutar de diferentes prácticas, situaciones y maneras de compartir que antes no se habrían planteado; sin duda, esta es una vertiente más a tener en cuenta cuando hablamos de crecimiento personal.

Compersión

¿Crees que se puede tener una relación poliamorosa sin sexo?

La mayoría estamos de acuerdo en que sí es posible tener una relación poliamorosa sin que el sexo esté presente, aunque algunas personas señalaron que para ellas no sería una opción satisfactoria. Otras puntualizaron que les parecía posible tener una relación amorosa sin contacto físico, pero no sin estímulos de tipo sexual.

Se planteó la duda de cómo distinguir una relación amorosa sin sexo de una amistad. Algunas personas indicaron que la diferencia puede estar en el tipo de vínculo que se establece o en la creación de acuerdos y compromisos en común. Para otras, esta distinción no es importante, ya que los diferentes tipos de relaciones pueden existir en un continuo, sin que sea necesario ponerles etiquetas que las delimiten.

En Poliamor Madrid nos reunimos una vez al mes para conocernos, charlar y compartir ideas sobre qué significa amar a varias personas a la vez de forma consensual, consciente y ética. ¿Quieres unirte? Síguenos a través de Facebook o Twitter o suscríbete a nuestra lista de correo. ¡Te esperamos!

Comentarios

Comments powered by Disqus