Policañas (abril 2015): Crónica (I)

El pasado sábado 18 de abril quedamos de nuevo, esta vez con nada menos que 100 personas, para tomar unas Policañas y hablar sobre el crecimiento personal. Para crecer afectiva, emocional y sexualmente es necesario conocerse y hacer introspección para poder proyectarse en los demás de forma saludable y honesta. Por ello, trabajamos en grupos sobre una serie de preguntas para llegar a conocernos y compartir diferentes puntos de vista y formas de entender y sentir el poliamor.

En las siguientes entradas resumimos algunas de las ideas compartidas en nuestro encuentro a modo de material para seguir reflexionando sobre nuestras relaciones. Si estás de acuerdo o en desacuerdo con cualquiera de estas ideas, te invitamos a dejarnos un comentario. Y si quieres unirte a nosotros en la próxima ocasión, ¡contamos contigo! Puedes seguirnos a través de nuestra lista de correo, de la página de Poliamor Madrid en Facebook o de nuestro perfil en Twitter.

Lee las otras entradas:

YO

¿Cómo defines intimidad y cercanía? ¿Qué tipos de cosas consideras íntimas?

Creemos que la intimidad está muy relacionada con la confianza, con la comodidad frente a la otra persona y la libertad de «desnudarse» para compartir nuestros miedos, vulnerabilidades y vergüenzas sabiendo que van a ser comprendidos y aceptados tal y como son. Por tanto, la intimidad sería la ausencia de máscaras y de necesidad de aparentar o proyectar una imagen, el ser capaces de bajar nuestras barreras. Este tipo de intimidad se basa en el conocimiento, en la empatía y en el respeto mutuos. Para que haya verdadera intimidad, la honestidad propia y con los demás nos parece fundamental.

Se señaló la relación entre intimidad y sentimientos: «intimidad es lo que sientes y haces sentir». Para otras personas, la intimidad está muy relacionada con el compartir, o con el deseo de volver a casa y encontrarte con una persona en concreto. También se apuntó que la intimidad es una percepción personal y cambia mucho entre las personas que interactúan. Consideramos íntimos una gran variedad de momentos y actitudes, de las miradas al sexo: la intimidad puede ser física, pero también emocional. Se hizo mención a los besos como un acto especialmente íntimo, así como a la importancia de las palabras para crear la intimidad que buscamos.

¿Qué características crees que debe tener una persona que se embarca en una relación abierta? ¿Las tienes?

Tenemos muchas ideas sobre las características que nos parecen deseables a la hora de embarcarnos en una relación abierta. Estas son algunas de las que se mencionaron:

  • Seguridad y autoestima.
  • Calma para no sobrerreaccionar en momentos de crisis.
  • Compersión, o capacidad de disfrutar de lo que hace feliz a las personas que quieres (el opuesto a los celos).
  • Autocrítica.
  • Realismo.
  • Lealtad a los principios y valores propios.
  • Honestidad.
  • Capacidad de comunicarse de manera no violenta y evitar sobreentendidos.
  • Tolerancia y respeto, incluso en momentos de enfado.
  • Respetar la independencia de los demás.
  • Valentía y disposición a superar los miedos para romper con lo establecido.
  • Buena organización y capacidad de previsión.
  • Fuerza, en el sentido emocional.
  • Flexibilidad.
  • Desprendimiento, renuncia al egoísmo.
  • Empatía.
  • Asertividad.
  • Autoconocimiento, incluyendo saber cuáles son nuestros límites.
  • Pensamiento propio y mente abierta.
  • Preparación.

En cualquier caso, parece claro que estas cualidades no son absolutos, sino aspectos en los que se puede trabajar, mejorar y aprender a través del trabajo personal y de las aportaciones de nuestras relaciones. Por eso, quizá la característica más importante sea la de querer hacer este trabajo para seguir avanzando, pero siempre teniendo claro qué cosas tienes que trabajar tú y qué cosas quedan fuera de tu responsabilidad personal.

Compersión

¿Quieres una relación abierta? ¿Por qué?

La gran mayoría tenemos claro que queremos una relación abierta, aunque alguna persona señaló que aún se lo estaba pensando y considerando diferentes opciones. Los motivos para ello son muy variados. En primer lugar, muchas personas destacaron la libertad para seguir sus sentimientos, sin poner límites y sin dejarse limitar a su vez. Se apuntó a la búsqueda de la complementariedad entre diferentes personas para diferentes facetas, en lugar de buscar el imposible de encontrar a alguien 100 % compatible en todos los aspectos. Por otro lado, las relaciones abiertas permiten querer a las personas tal y como son y no cargar toda la responsabilidad de nuestras necesidades en ellas. Un motivo más era el crecimiento personal a través de las aportaciones y las conexiones con diferentes personas. También se señaló como ventaja de las relaciones abiertas el liberarnos del sufrimiento, las mentiras, la infidelidad y los celos. Uno de los grupos incluso mencionó la rebeldía y el deseo de experimentar como motivos para escoger este modelo de relación. Por último, se hizo un apunte sobre las diferencias terminológicas entre relaciones abiertas en general y el poliamor como forma de relación abierta.

¿Eres responsable de tus sentimientos?

Esta pregunta fue interpretada de diferentes maneras. Una interpretación bastante común fue que sí se puede decir que somos responsables de nuestros sentimientos, puesto que es nuestro deber gestionarlos y no proyectarlos. Por ejemplo, si sentimos celos debemos examinar de dónde vienen y por qué nos afectan, en lugar de acusar a otras personas de hacernos sentir mal. Algunas personas entienden que no se nos puede hacer responsables de nuestros sentimientos porque no podemos controlarlos a voluntad, aunque sí racionalizarlos y tomar decisiones sobre cómo actuar ante ellos. Otra idea apuntada es que solo somos responsables de los sentimientos que se derivan de nuestras propias decisiones. También hubo cierto acuerdo en que no somos responsables de nuestros sentimientos pero sí de las acciones que tomamos en base a ellos. Sea cual sea la interpretación dada, parece claro que la gestión adecuada de los sentimientos es un área en el que se puede trabajar y por tanto, una vía más para el autoconocimiento y el crecimiento personal.

Continuará...

En Poliamor Madrid nos reunimos una vez al mes para conocernos, charlar y compartir ideas sobre qué significa amar a varias personas a la vez de forma consensual, consciente y ética. ¿Quieres unirte? Síguenos a través de Facebook o Twitter o suscríbete a nuestra lista de correo. ¡Te esperamos!

Comentarios

Comments powered by Disqus