Polipintas II (febrero 2015): Crónica (III)

El pasado sábado 21 de febrero quedamos de nuevo para tomar unas Polipintas y hablar sobre los acuerdos que se establecen en las relaciones poliamorosas. En las siguientes entradas resumimos algunas de las ideas compartidas por los asistentes a modo de material para seguir reflexionando sobre nuestras relaciones. Si estás de acuerdo o en desacuerdo con cualquiera de estas ideas, te invitamos a dejarnos un comentario. Y si quieres unirte a nosotros en la próxima ocasión, ¡bienvenido! Puedes seguirnos a través de nuestra lista de correo, de la página en Poliamor Madrid en Facebook o de nuestro perfil en Twitter.

Lee las otras entradas:

Acuerdos y relaciones sexuales

Aún en el caso de tener una pareja principal en términos jerárquicos, creemos que no es necesario reservarle aspectos de nuestra intimidad en exclusiva, sino que podemos compartirlos libremente con otras personas. En cambio, la seguridad sexual no tiene por qué ser homogénea: podemos tener un acuerdo de «fidelidad de fluidos» (mantener relaciones sin barreras) con nuestra pareja principal o con aquellas con las que tengamos más confianza.

La seguridad sexual debe ser explícita en los acuerdos: por ejemplo, podemos pedirle a nuestras relaciones que se hagan las pruebas de ETS pertinentes y que compartan con nosotros los resultados, aunque si hay confianza puede no ser necesario exigir que nos los muestren.

Para negociar nuestras expectativas sexuales, creemos que la decisión sobre las prácticas debe ser individual. Si las prácticas de una de las partes implicadas superan los límites de la otra, debe ser decisión de esta ver si está dispuesta a probar o no. Dado que en el poliamor siempre existe la oportunidad de experimentar estas prácticas con otros, no es necesario que ninguna de las partes se vea obligada a «ceder» para satisfacer a la otra.

Información y comunicación

La primera duda a resolver es cuándo debemos informar a una nueva relación de que nuestras expectativas no incluyen la exclusividad: ¿cuando se empieza a ver la posibilidad de un vínculo, en la primera cita, antes de mantener relaciones sexuales, después? Nuestro acuerdo fue que esta comunicación debe hacerse cuanto antes y, como tarde, cuando empieza a verse la posibilidad de formar un vínculo con la otra persona... aunque esto plantea la dificultad de definir a qué llamamos «vínculo».

No creemos que sea necesario salir del armario con personas con las que no tenemos un vínculo afectivo, aunque sí pensamos que puede ser positivo visibilizar y mostrar otro tipo de opciones. Esta decisión depende mucho del ámbito en el que nos movamos: si tenemos hijos, si hay un proceso de separación de una expareja, si es un entorno laboral... En todo caso sí debemos informar de nuestro estilo de vida a aquellos que puedan verse afectados.

Si lo deseamos, siempre está la opción de ser «activistas del poliamor», pero vemos preferible alimentar el sentido crítico y abrir la mente de quienes nos escuchan antes que evangelizar. Por eso no nos gusta la palabra «proselitismo» cuando hablamos de información poliamorosa.

En Poliamor Madrid nos reunimos una vez al mes para conocernos, charlar y compartir ideas sobre qué significa amar a varias personas a la vez de forma consensual, consciente y ética. ¿Quieres unirte a nosotros? Síguenos a través de Facebook o Twitter o suscríbete a nuestra lista de correo. ¡Te esperamos!

Comentarios

Comments powered by Disqus