Polipintas II (febrero 2015): Crónica (I)

El pasado sábado 21 de febrero quedamos de nuevo para tomar unas Polipintas y hablar sobre los acuerdos que se establecen en las relaciones poliamorosas. En las siguientes entradas resumimos algunas de las ideas compartidas por los asistentes a modo de material para seguir reflexionando sobre nuestras relaciones. Si estás de acuerdo o en desacuerdo con cualquiera de estas ideas, te invitamos a dejarnos un comentario. Y si quieres unirte a nosotros en la próxima ocasión, ¡bienvenido! Puedes seguirnos a través de nuestra lista de correo, de la página en Poliamor Madrid en Facebook o de nuestro perfil en Twitter.

Lee las otras entradas:

¿Por qué necesitamos acuerdos en nuestras relaciones?

En las Polipintas de enero hablamos sobre comunicación y vimos que muchos coincidíamos en la gran importancia de los acuerdos a la hora de gestionar las relaciones poliamorosas. Y es que frente al modelo preestablecido de la monogamia, en el poliamor los vínculos pueden ser tan diversos como las personas que los forman y por ello es fundamental establecer acuerdos que funcionen para cada relación.

Para trabajar este tema, nos dividimos en grupos para rellenar un cuestionario sobre los cuatro aspectos más importantes de los acuerdos: la jerarquía, los aspectos prácticos, las relaciones sexuales y la información y comunicación.

Jerarquía y acuerdos

La primera pregunta que se planteó fue si consideramos necesario tener una relación principal, a modo de «campamento base», sobre la que montar una estructura de poliamor. Aunque muchos escogen este modelo de forma más o menos consciente, la respuesta del grupo fue que no es realmente necesario y que existen muchas posibilidades de configuración; por ejemplo, aquellos que se definen como «polisolteros» pueden tener varias relaciones a la vez sin considerar ninguna como principal.

En el caso de contar con una jerarquía en nuestros vínculos, esto no tiene por qué implicar necesariamente una jerarquía de afectos. De manera circunstancial, sí que puede darse esa jerarquía de vínculos en función del tiempo dedicado a cada relación, la compatibilidad de personalidades y otros factores. Sí que conocemos ejemplos de acuerdos que intentan limitar las relaciones con terceros, p. ej. «no dormimos con otras parejas» o «no estamos abiertos a enamorarnos de otras personas».

Por último, se preguntó cómo sería una representación gráfica de nuestras relaciones. Y la respuesta fue que ¡apenas hay dos casos iguales! Entre las respuestas del grupo había relaciones en forma de arbusto, de árbol de Navidad, nucleares, de redes y galaxias... Y es que abrir las relaciones da lugar a infinitas posibilidades.

Lee la siguiente parte: Polipintas II (febrero 2015): Crónica (II).

En Poliamor Madrid nos reunimos una vez al mes para conocernos, charlar y compartir ideas sobre qué significa amar a varias personas a la vez de forma consensual, consciente y ética. ¿Quieres unirte a nosotros? Síguenos a través de Facebook o Twitter o suscríbete a nuestra lista de correo. ¡Te esperamos!

Comentarios

Comments powered by Disqus